Saltar al contenido

El deseo de ser un gato

mayo 7, 2011

Daniel Serrano

A Zoe. In memoriam.

Los gatos son perfectos mecanismos de felicidad instantánea.

“Dios creó al gato para proporcionar al ser humano el placer de acariciar un tigre”.

Bukowski amaba a los gatos.

La peor resaca, el más trágico desamor, la oscuridad más completa. Todo se disipa en el reflejo dorado que dibuja el sol de la mañana sobre el pelaje rubio de Belle.

Tuve una gata de ojos pintados, silueta egipcia, hija callejera de antiguos dioses.

Miau.

A veces, en el silencio de la noche, todavía distingo el sonido de sus pasos.

Los gatos profesan la religión de la desobediencia. Jamás se someten a nuestros deseos. No tienen amo. Somos nosotros sus servidores incondicionales.

Belle bosteza tendida en el sofá.

Tuve una novia a la que no le gustaban mis gatas. A mis gatas jamás les gustó aquella novia. Mis gatas tenían razón. Debiera haberles hecho caso.

La impenetrabilidad de la psicología minina resulta relativa. Todo se reduce a una sabiduría esencial: la única posibilidad de ser feliz es disfrutar de la felicidad de estar vivos. No esperar nada, no añorar, eludir el futuro y el pasado, dar un salto contra la pared, dormir dieciocho horas al día, huir de todo daño, exigir caricias, que cada momento sea la eternidad.

Miau.

A todos los niños les gustan los gatos.

Y a quién no le gustaría poseer la elegancia de un felino.

Belle escucha en el televisor el rugido de un león y observa el fulgor difuso de la pantalla reconociéndose en ese idioma impenetrable. La llamada de la selva.

Tuve una novia que adoraba a mis gatas. Mis gatas adoraban a aquella novia. Mis gatas tenían razón. Debiera haberles hecho caso.

Lo siento. Prefiero los gatos callejeros. La belleza de lo mestizo, de lo indomable.

Y también me agradan los gatos negros.

Los gatos son siempre niños.

Gatita de Dios, que quita el pecado del mundo.

Miau.

Fuente: http://www.diarioabierto.es/15903/el-deseo-de-ser-un-gato

Anuncios
One Comment leave one →
  1. mayo 7, 2011 5:40 pm

    Siempre me pregunté por qué teniendo una vida tan corta (aunque pensándolo bien, tienen de 6 a 8 más que nosotros), pasan tanto tiempo aseándose con tanto esmero. Me desesperaba pensar que podrían estar haciendo algo mejor. Pero es como vos decís. Ellos son felices haciendo lo que quieren cuando quieren. Y seguramente quieren ser adorados… evidentemente ellos saben cómo prepararse para la adoración. Ahí entendí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: